Dime, varón, si tú te acuerdas de ella

Acera Izquierda

La prostitución en el cancionero del Caribe

Frank Patiño

La luz roja a un lado del caño, las hembras envejecidas, el olor a cerveza y creolina, así era el cabaret de mi barrio. Como en tantos otros lupanares se escuchaban siempre las voces de Daniel Santos, de Orlando Contreras y de Rolando Laserie, mientras las mujeres fumaban y esperaban, sin redención, ante las miradas censoras del vecindario.

Les dicen ‘mujeres de la vida alegre’, ‘mujeres de vida fácil’  y, con naturalidad, lo llaman el oficio más viejo del mundo. Pero la prostitución es una forma cruel de explotación de los seres humanos, no es un asunto moral, sino de justicia. Con la venta del cuerpo se otorga la propiedad temporal al cliente y, en la mayoría de los casos, la propiedad permanente al mercader.

Ver la entrada original 1.608 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s